DIÁLOGO Y CONSENSO, DOS FACTORES CLAVES PARA APROBAR LA EMERGENCIA

Publicado el lunes 30 de marzo de 2020

Luego de una jornada de intenso debate respecto a puntos fundamentales de la Declaración de Emergencia, se logró su aprobación por unanimidad

El presidente del Concejo Deliberante, Othar Macharashvili, se mostró sumamente satisfecho por el nivel de diálogo mostrado por los concejales, lo que permitió la aprobación de la Ordenanza de Emergencia Pública, Sanitaria, Económica, Financiera, Fiscal, Administrativa y Social. Luego de una larga jornada de debate entre Bloques, el consenso generado por el intercambio de ideas permitió la aprobación de forma unánime.

El análisis del proyecto comenzó desde el momento que se les presentó el borrador a los concejales 48 horas antes de la Sesión, observándose varias modificaciones para realizar antes de empezar a tratar sobre Tablas la Declaración de Emergencia. Diez de los doce concejales fueron los encargados de analizar el proyecto, con la ausencia justificada de los concejales Liliana Carnevale y Daniel Vleminchx (Frente de Todos) debido al riesgo potencial que les representaba abandonar el Distanciamiento Social por el COVID-19.

La duración de la Declaración de Emergencia fue el primer punto que se puso en discusión entre los concejales. Según lo manifestado por el concejal Omar Lattanzio (Bloque Ricardo Alfonsín) “nadie dudó en modificar el plazo por el cual estaba estipulada la Emergencia, originalmente planteada por 180 días y reduciéndose a 90 días”. 

Según lo observado por la concejal Ana Clara Romero (Juntos por el Cambio), “se consignó que para renovar el plazo de la Emergencia tiene que pasar por el Concejo, lo cual el proyecto original estipulaba la renovación automática por el Ejecutivo”. Así mismo la concejal remarcó que “nuestras diferencias con el proyecto original consistían en suscribir la declaración de Emergencia y sobre todo la delegación de facultades a la situación de pandemia y sanitaria por la que estamos atravesando, reforzando la transparencia y posibilidades de control de dichas facultades”.

Bajo éste último precepto, otro de los puntos que fueron agregados con visado unánime fue “buscar la conformación de una Comisión de Seguimiento de los gastos generados por esta declaración de Emergencia”, según lo expresó el concejal Lattanzio, agregando que además “se recibió de forma favorable la participación de los responsables de Salud (Municipal) y Economía (Municipal) para verificar cada 30 días el seguimiento de los gastos.

Por su parte el concejal Gustavo Reyes (Frente de Todos) expresó que “a los actores sugeridos por la oposición para conformar dicha Comisión, desde el oficialismo incorporamos al Tribunal de Cuentas Municipal con un vocal de la mayoría y otro de la minoría, de esta forma, junto a los representantes de los Bloques Legislativos y funcionarios municipales   queda garantizada la participación de los tres poderes del municipio”.

EL ACTOR CLAVE PARA EL CONSENSO

El concejal Reyes afirmó que “la ordenanza no fue impuesta por el Bloque oficialista, sino que fueron aceptadas las propuestas que la oposición presentó”, agregando que “en todo momento los tres Bloques entendimos que íbamos por un objetivo más allá de los colores políticos, para darle al Ejecutivo Municipal las herramientas necesarias en esta circunstancia que hoy nos toca vivir”.

Según lo expresado por Lattanzio, el rol del Secretario de Gobierno, Maximiliano Sampaoli, “fue fundamental porque representó un nexo para poder plantear los puntos con los que no estábamos de acuerdo y poder llevar adelante la aprobación de ésta ordenanza”. El concejal Reyes recordó que Sampaoli “estuvo casi las nueve horas que duró el debate, zanjando las dudas que tenía la oposición en cuanto al manejo de los fondos y el movimiento de partidas presupuestarias necesarias para la Emergencia”. Por su parte, la concejal Romero reconoció que el rol del Secretario de Gobierno “fue fundamental y no creo que pudiéramos haber llegado a ningún acuerdo sin su mediación”.